Make your own free website on Tripod.com

El Sur y el Norte, Pobres y Ricos

¿Casualidad o Causalidad Geológica?

Paulino Martínez Vara © 2002

No se encontró la imagen


Desde hace unos 225 millones de años, el sur ha sido el sur y el norte, el norte, me refiero a la ubicación relativa de los "continentes". Los países desarrollados abundan en el norte y los 'subdesarrollados', en sur ¿casualidad o causalidad geológica?

 

Los grupos humanos que se desarrollaron en el sur fueron principalmente neolíticos, alfareros y orfebres exquisitos pero nunca vivieron la experiencia de la edad de hierro. Esto es asombroso y sospecho que no fue casual. Sin embargo practicaron la agricultura y el manejo del agua, vivieron en grandes ciudades, con magníficos centros ceremoniales, crearon poesías, pinturas y esculturas delicadas, practicaron la medicina, crearon mitologías complejas al igual que sus estructuras sociales y fueron guerreros como todos. La diferencia básica, es que no pasaron por una edad de bronce y menos por una edad de hierro. Sospecho que no tuvieron posibilidad de dominar el hierro, ya sea porque la distribución de hierro superficial aerolítico no fue homogénea o por carencia de carbón mineral superficial o porque sus combustibles no alcanzaban la temperatura de fusión del hierro o porque los glaciares no dejaron rocas superficiales con altos contenidos de hierro o simplemente, porque no lograron fundirlo. Sin embargo, esto establece un parte aguas.


La importancia del hierro trasciende a los artefactos e ingenios que posibilita, potencia la producción agrícola, facilita la construcción de todo tipo y en todos los ámbitos, induce sociedades más complejas y nuevas clases sociales, facilita la creación de ciudades, promueve y le da un sentido social al conocimiento abstracto como consecuencia de su aplicación en la construcción de ingenios y artefactos y, lo que considero que provoca un cambio cualitativo en el ser, es que, como consecuencia de la complejidad de los estructuras y procesos, surge la sistematización de procesos y un método en el hacer humano que le permite transitar de lo imaginado al hecho, a través de la imaginación, el diseño, la investigación, la adecuación del diseño, la planeación y la construcción. Este fenómeno es tan trascendente o más que la escritura, porque si no hubiese existido, se hubiese inventado también.

Imaginemos a los sabios del sur, durante una noche de verano, en lo alto de sus pirámides y con la mirada perdida en la extensión de su paisaje , imaginando ruedas, puentes, vigas ensambladas, instrumentos de corte, palas, aparejos para la agricultura, lanzas con puntas metálicas, cuchillos y espadas, armaduras soñando el sueño del dolor, no tuvieron con qué realizarlo, sólo imaginaron y también imaginaron a dioses que marcaron su destino, aquí nace el realismo mágico, sospecho que estos sabios experimentaron dolor, el dolor de imaginar lo inconstruible, el dolor de diseñar lo imposible (con sus recursos), el dolor de la impotencia y el recelo a los dioses. Me refiero al realismo mágico en las explicaciones que se dieron así mismos del porqué no, explicaciones que no tuvieron que ver ellos, sino con entidades mágicas, sobrehumanas. También me refiero a los relatos de lo imposible, siempre realizado por sobrehumanos. Qué les queda, el dominio de la piedra y del barro, el domino de las plantas y animales y la organización social llevada al extremo con sus recursos. Observemos además, que una de las actividades de mayor valía para el pueblo, habrá sido la alfarería y el alfarero imagina y hace, pero no diseña, no requiere de planos para realizar lo que imagina, cuando más, lo bosqueja y lo conversa; el aprendiz de alfarero aprendió a través de la experiencia y no del discurso, no a través de un sistema ordenado de instrucciones, no las requería. Les pido que observen que los habitantes del sur no fueron menos inteligentes o imaginativos que los del norte, simplemente, no tuvieron el hierro que les permitiera potenciar su fuerza, desarrollar sus habilidades y generar nuevo conocimiento. Los habitantes del sur, inventaron la cúspide cultural con los recursos que tuvieron, sin el hierro fue imposible desarrollar una tecnología, una ciencia, no es posible que surja el pensamiento científico, cuando más, las matemáticas y la astronomía incipiente, llevadas al extremo con los recursos que tenían.

 

Reparemos en dos hechos: 1) que los pueblos del sur, conquistados por los del norte , fueron utilizados para lo que sabían hacer, trabajar la piedra, el barro y la madera, sembrar y cosechar, y 2) que actualmente los habitantes de los pueblos agrícolas del sur, no forjan el hierro para hacer sus aparejos agrícolas y tampoco los inventan, los usan, este es un aprendizaje ancestral, no fueron instruidos en el manejo del hierro para hacer instrumentos, porque hubieran producido armas.

 

Observemos que los habitantes del sur no sabemos seguir instrucciones, somos grandes artesanos y recurrimos a lo que llamamos intuición, inventiva o inteligencia; cuando compramos un mueble, de esos que venden sin armar, antes de leer el instructivo empezamos a armarlo y hasta nos burlamos cuando leemos las instrucciones y decimos que están hechas para gringos tontos. Cuando nos atrevemos a reparar componentes eléctricos, mecánicos o hidráulicos, no lo hacemos ordenadamente, hacemos remiendos improvisados y además, nos maravillamos cuando los vemos. Eliminamos interruptores y ponemos los cables en contacto para que prenda el foco, enrollamos tiras de cámaras para eliminar las fugas de las tuberías, en vez de ejes ponemos clavos, en vez de tornillos, alambramos los artefactos, funcionan y eso nos maravilla. Otras veces, ni siquiera somos capaces de responder a las preguntas que nuestros hijos cuestionan, relacionadas con lo que reparamos, porque no conocemos cómo funcionan los ingenios. Nosotros no construimos en las cocheras, esto en un "nortismo", guardamos las herramientas en cajas, los del norte las colocan en tableros; no tenemos talleres en nuestras casas, tenemos lugares donde guardamos lo que no se usa, en ellos, las herramientas. Recuerde cuando en vez de utilizar un destornillador, empleó un cuchillo, observe que en casi todas las casas hay un cuchillo con la punta chueca, causada al ser utilizado como destornillador y también observe que en la casa siempre el destornillador, las pinzas el martillo, están perdidos... Y de nuevo, qué con las preguntas básicas que nos hacen nuestros hijos, nuevamente, les respondemos desde el realismo mágico. Por supuesto que los niños no tienen habilidades manuales ni saben seguir instrucciones y, mucho menos, saben la secuencia de imaginar, diseñar, investigar, diseñar, planear y construir lo imaginado, las estructuras neuronales asociadas a este proceso, no se construyen en nuestros hijos; cuando más, las mujeres cocinan, cosen, tejen, prenden el radio oprimiendo botones, ven la tele y hasta usan la computadora y por lo general existe una distancia entre la cercanía de los instrumentos y el entendimiento de los eventos que ocurren ¿realismo mágico?

 

Pretendo mostrar que ancestralmente somos así, que no hay diferencia substancial entre nuestros ancestros sureños y nosotros, en el ámbito que me refiero, no salgamos con que somos europeos porque tenemos menos melanina o porque nuestros apellidos son "norteños". Me refiero a que no sabemos seguir instrucciones, que no transitamos por el diseño, la investigación, la adecuación del diseño, la planeación y la construcción; que procedemos de la imaginación a la construcción y que por lo general, no somos hábiles con las manos, ni en el uso de los instrumentos tecnológicos, es más, hasta es motivo de orgullo y posición social y laboral.

 

Bueno, no converso de esto para mostrar por qué no, converso de esto para mostrar que somos diferentes los del norte y los del sur y, porque no es obvio, aunque sí evidente, que los modelos para el aprendizaje del norte, no funcionan igualmente para los del sur, porque tenemos diferentes estructuras neuronales. En las oportunidades que he tenido al ser profesor para alumnos del norte, la mayor diferencia con los del sur es, que los del norte no piden aeropuertos, no piden que se aterrice recurrentemente con un ejemplo, no escuchan la teoría como rollo, es más, algunos desprecian los ejemplos por apreciarlos como simple particularidades... Sospecho que los alumnos del norte han construido una estructura neuronal que les permite ir de la imaginación a la teoría, de la teoría al diseño y del diseño a la construcción y este aprendizaje conforma parte de su ser desde la infancia y por supuesto que hay grandes excepciones en ambos.

 

Los modelos educativos norteños presuponen la estructura neuronal del norte, misma que no poseemos, sin embargo, el conocimiento, la tecnología, la ingeniería, los ingenios, los productos... todo es "norteño", no importa dónde se haya creado, desarrollado, fabricado, es "norteño", entonces propongo que en nuestra práctica educativa desarrollemos la estructura neuronal que nos permita 'movernos' con facilidad con lo "norteño". Para lograrlo, requerimos más que hacer ciertas modificaciones a nuestros modelos de enseñanza aprendizaje, requerimos generar nuevos modelos, basados en otros paradigmas a través de los cuales construyamos intencionadamente la estructura neuronal que nos interesa. Llamaré a estos modelos, los modelos sureños.


Para México requerimos, además de los modelos sureños, modificar de fondo al Sistema Educativo Nacional, que se haga cargo de desarrollar las conductas, competencias y contenidos que se requieran en los diferentes niveles y regiones para el mejoramiento en la calidad de vida de sus graduados y sociedad en que vivan, a la vez, que facilite el tránsito "suave" de los estudiantes a través de los niveles, desde el preescolar, básico, medio, superior y la incorporación al trabajo.


Y finalmente, para responder a la pregunta ¿casualidad o causalidad geológica? Afirmo que es causalidad geológica y esto me entusiasma, porque podemos modificarla.


Hoy es mayo del 2002, hace unos ocho meses envié una carta a Caty (Hilda Catalina Cruz, Sistema ITESM, México) en la que escribí este artículo. Caty, salvo algunas modificaciones, es lo mismo, gracias a esa carta, ahora lo hago público.
Ofrezco una disculpa al dueño de la imagen gif animada que muestro,  esta imagen la "bajé" de la red hace dos años y  no tengo la referencia del autor o página de origen, si la conoces, por favor envíame un mail con la referencia, a paulino_martinez@yahoo.com

 

Volver a Página Principal